MILLENNIUM INVESTIGACIÓN: ENTRENAMIENTO GERMANO DE VOLUMEN.


Antes del mes de agosto, os anunciamos en el Facebook, que buscábamos voluntarios para realizar un sistema de entrenamiento, que si bien no era nuevo, investigando descubrimos que podría ser válido para personas que buscan cambios notables en su cuerpo. Para ello buscamos personas que se comprometieran a realizar el entrenamiento durante al menos 4 semanas o incluso alargarlo a 6. Este sistema viene de un preparador fisico llamado Policlin, que procedía de la antigua RDA, y en los foros goza de buena y mala fama dependiendo de los resultados. El sistema tambien se llama 10×10. Nuestro objetivo era intentar tener voluntarios de todas las morfologías posibles (hectomorfos, mesomorfos y endomorfos) para ver si esto tenia que ver con los resultados. (teníamos información de espectaculares ganancias de 4 a 6 kg). Lógicamente, estos trabajos los venimos haciendo para aplicarlo a vuestras rutinas personalizadas y lograr el mejor plan según vuestros objetivos. Podeis ver más sobre el sistema aquí.

Hemos tenido el placer de contar entre los voluntarios con un reciente participante a nuestro curso de instructores de ciclo indoor, que es entrenador personal y le llamó la atención el sistema. Nuestro amigo Gabriel Ochoa, junto con su hermano nos han escrito un resumen de lo que han sido sus sensaciones en el entreno.

Entrenamiento Germano.

Hemos mantenido el entrenamiento Germano durante cuatro semanas, que ha consistido en: lunes (pecho y espalda), martes (hombro, bíceps y tríceps), miércoles (cardio 30’ y abdomen) y por último viernes (pierna).

La primera semana cabría pensar que sería la más dura ya que iniciábamos el período de adaptación a este sistema nuevo para nosotros, pero resultó ser al revés. La semana que más cansancio se notó fue la última, ya sea por el agotamiento  acumulado u otros factores.

A diferencia de un entreno de volumen clásico, que consiste básicamente en cargar mucho peso en pocas repeticiones, éste nos llevó a experimentar sensaciones muy diferentes. El hecho de empezar el trabajo al 60 ó 70% con un peso constante,  de 10 series de 10 repeticiones cada una, fue algo nuevo, porque no se trabajaba la hipertrofia desde un principio, sino que al cabo de 4 ó 5 repeticiones el trabajo se hacía mucho más intenso; es decir, pasábamos gradualmente de media intensidad a alta. Cada vez la congestión muscular era mayor (o al menos era nuestra impresión) y podíamos aislar más el músculo trabajado.

Considero un punto clave el respetar los tiempos de descanso entre serie y serie. En nuestro caso nunca superamos el minuto y en verdad se consiguen resultados.

Claro está que no todos los entrenamientos sirven igual a todos, cada cuerpo es un mundo; yo como mesomorfo he obtenido mejores resultados que mi hermano que es ectomorfo. Sobretodo hemos notado un palpable aumento de volumen en el tren inferior, que se hizo más patente ya que manteníamos un estancamiento en estos músculos.

La experiencia ha sido interesante y satisfactoria, quizás el año que viene volvamos a intentarlo y comparar resultados con está primera vez.

 

Vladimir y Ronie Ochoa.

Otro caso, hectomormo, es el de Sergio Lizcano. Quien llevava poco tiempo realizando pesas, con resultados muy favorables, sobre todo lo que se refiera a composición corporal, bajando casi un 3% su Indice de grasa corporal (que ya era bajo) y manteniendo su peso. Eso si, todos coinciden al la dureza del entrenamiento por el tema de la recuperación entre series.

Todos han ganado de 1 a 10 cm de perímetro de muslo y de 2 a 10 en perímetro torácico,  y han mejorado su composición corporal, aumentando su peso magro y disminuyendo su indice de grasa corporal.

  1. No hay Comentarios

Debe estar registrado para comentar en esta entrada.