¡En estas Navidades, Turrón de Chocolate!y… ¡a gastar! a gastar calorías.


Acabamos de leer un artículo acerca de algo que siempre estamos diciendo los monitores, nutricionistas y entrenadores. Por supuesto que hemos de llevar una dieta sana y equilibrada. Es algo obvio y uno de los pilares básicos del fitness junto con el entrenamiento y el descanso. El alimentarnos adecuadamente, aportando las cantidades necesarias de cada elemento nutricional (Carbohidratos, proteínas, grasas, vitaminas y minerales) a nuestro organismo teniendo en cuenta el consumo basal de cada persona y la demanda calórica en función de nuestra antropometría, nuestros objetivos y nuestra actividad diaria.

Pero hemos de tener clara una cosa para no ser de esas personas que viven obsesionadas al 150% con la dieta. Pasando hambrunas, probando esa dieta “novedosa” que aparece en cualquier revista, dependiendo de los alimentos que nos recomiendan los “famosos” y locos con la báscula pesando los alimentos que ingerimos a todas horas. Parece de chiste, pero son muchas las personas que viven obsesionadas completamente con la dieta. Y la dieta es un pilar básico del fitness. Pero no el primero. El primero ha de ser el entrenamiento.

http://www.muyinteresante.es/salud/preguntas-respuestas/por-que-es-importante-el-balance-energetico-681417711389

Es mucho más sencillo, sano y beneficioso para el organismo estar preocupados más por el gasto calórico que por la ingesta. Es decir, si vamos al gimnasio, hacemos nuestro entrenamiento de tonificación – fuerza – resistencia – volumen muscular (y/o cualquiera de ellos) y nuestra rutina de cardio, no nos hemos de obsesionar con la ingesta calórica. Es lo que viene a decirnos este artículo y los últimos estudios ANIBES que han dado lugar a dicho artículo.

Turrones caseros

Entrena duro

 

Si estás leyendo esto y eres una persona excesivamente preocupada por las dietas y por la bajada de peso… Antes de preguntarte por nuevas dietas milagro y antes de preocuparte en exceso por tu ingesta calórica quizás deberías hacerte otro tipo de preguntas:

  • ¿Tengo algún cierto nivel de actividad física diaria? Si se reduce a ir caminando al trabajo o al movimiento de realizar las tareas típicas del hogar… ERROR
  • ¿Cuál es mi nivel de actividad física diaria? Si te haces esta pregunta, ya estás en el buen camino, porque ya estás haciendo un gasto calórico “extra” a lo que supone la mera vida diaria. Pero… ¿Debería incrementarlo?
  • Salgo a correr dos veces por semana. Es perfecto. Pero… ¿Es suficiente? Puede que sí, o puede que no: depende de cómo estás ahora y de cuáles sean tus objetivos.
  • Voy al gimnasio dos días y juego partido los sábados. Pues… lo mismo! Puede ser suficiente o puede no serlo. Dependerá de cómo queramos estar.

También deberíamos tener presente qué es lo que esperamos del deporte:

  • Busco diversión y mantenerme en forma…
  • Quiero mejorar mi condición física porque llevo mucho tiempo en modo sedentario.
  • Me gustaría iniciarme en el running/duatlón/triatlón y he de ponerme en marcha.
  • Juego en un equipo pero necesito ganar fondo físico…
  • Me gusta el fitness pero no tengo mucha fuerza para iniciarme en esto…
  • Quiero tener un buen cuerpo y me gustaría aguantar dos horas corriendo, pero no lo logro
  • Me encantaría tener mayor masa muscular. Estoy cansado de verme tan delgado…
  • Quiero un cuerpo fitness, con gran tono muscular.
  • Me gustaría conseguir un cuerpo con buen volumen muscular, buen tono y bien definido.
  • Quiero tener un cuerpo 10 de revista fitness.

Vemos que existen muchos “términos medios” entre el mero “estar en forma” y “tener un cuerpo de revista fitness”. Sólo son algunos ejemplos, hay muchísimos más términos entre ambos polos. Todos son igual de buenos para nuestro organismo; cualquiera de ellos nos sirven para dar un OK a nuestra salud y todo ello es muchísimo mejor que llevar una vida sedentaria. Todo ello son posibles metas, posibles y factibles objetivos. Igual de buenos para la salud, pero… obviamente unos necesitan más implicación que otros, más dedicación, más horas y más intensidad deportiva y sobre todo, más disciplina.

Pero hemos de ser conscientes de que esa progresión de mayor dedicación, mayor disciplina, más horas… va siempre referida al ejercicio. Es decir no estamos siendo más restrictivos en la ingesta de alimentos/calorías, sino que estamos siendo más expansivos en el gasto calórico. Lo principal no es comer poco sino gastar más.

Cualquier atleta de élite, cualquier persona que luzca un gran cuerpo fitness, seguramente estará ingiriendo más calorías que muchos de nosotros. No hemos de pensar en el hambre que pasa ese “cuerpo 10” porque seguramente comerá más que tú. Pero sí hemos de pensar en qué hace en el gimnasio, cuántos días entrena a la semana, series por músculo, descansos, tandas de aeróbico, ejercicios, series, repeticiones, cambios de entreno, desacostumbramiento. Hay muchas más variables en los entrenos, hay mucho más mérito en las horas de gimnasio, es mucho más importante la actividad física realizada y tiene más efectos que la ingesta mayor o menor de calorías. Como dice el artículo de la revista Muy Interesante… fijémonos más en el gasto que en el ingreso de calorías. Come bien pero… ENTRENA MEJOR!!!

 

¡¡¡ ÁNIMO !!!  La secuencia ha de ser, siempre, la siguiente:

Fase de conocimiento: debemos conocer de dónde partimos, como estamos y a dónde queremos llegar

    Primero: he de conocer cómo estoy y cuál es mi actividad diaria (datos antropométricos y consumo basal)

   Segundo: necesito saber cuál es mi objetivo (mantenimiento, ganar masa muscular, definición muscular, pérdida de peso…)

Fase de acción: conociendo la línea de salida y la línea de meta, lo que nos queda es la ruta a seguir que basaremos en los tres pilares que siempre comentamos: entreno – descanso – dieta.

#superatumeta               #soloenmillennium

  1. No hay Comentarios

Debe estar registrado para comentar en esta entrada.